6. Precio del éxito


  • El éxito, contrario a lo que muchos afirman, tiene un precio.
  • ¿Cuál es ese precio? Bueno, en resumidas cuentas, es algo que denominamos: “esfuerzo”. Pero no te confíes, esto va mucho más allá 😉
  • El esfuerzo necesario a realizar para efectivamente conquistar nuestras metas, incluye diversos factores importantes, que a veces pasamos por alto.
  • No será posible triunfar, si no pagamos un precio. Es algo similar a lo que comentaba en la pintoresca historia, El Restaurante De Los Deseos.
  • Por supuesto hay que saber lo que se quiere, por supuesto hay que pedir aquello que se desea (como en un restaurante) y por supuesto que hay que esperar a que la orden esté lista.
  • Pero también hay que pagar el precio, porque en esta vida, nada nos será gratis, gracias a la ley de la compensación. Y cuando digo gratis, y hablo de precios, no me refiero a dinero… Me refiero a acción.
  • El éxito se compone de los siguientes elementos básicos:
    1. Un deseo ardiente: es necesario saber lo que se quiere, y desearlo con total pasión.
    2. Un plan a realizar: se necesita tener algunas ideas para llevar a cabo efectivamente.
    3. Compromiso con la acción: si queremos triunfar necesitaremos movernos y actuar.
    4. Persistencia y perseverancia: no abandonar ante la primer dificultad que tengamos.
  • Y como tal, el precio del éxito se paga en los últimos 2 aspectos, dado que los primeros son bastante simples y sencillos.
  • Cuando una persona no tiene un plan, lo que debe hacer es crear uno, independientemente de si sabe o no cómo lograr el éxito.
  • Por ejemplo, si quieres crear un negocio por Internet, pero no sabes nada de páginas web, tu plan (a pesar de que no tengas idea del tema) debe incluir la investigación necesaria para adquirir los conocimientos clave.